Como ahorrar en la cesta de la compra en tiempos de inflación

España está sumando meses tolerando la subida en los costos de la electricidad y el carburante. En este momento, la guerra iniciada por Vladimir Putin ha causado que el coste de los comestibles aumente el total a realizar los pagos en la cesta de la adquisición.

Cabe acordarse que Ucrania es el primer proveedor extranjero en España de maíz y de aceite de girasol, de esta forma como el cuarto en trigo. Por esto, varios productos básicos para los españoles se están observando damnificados por la inflación, que fué subiendo hasta situarse en el de hoy 7,6% (la tasa más alta registrada desde 1986). Mientras, en el grupo de Europa, se alcanzó un 5,8%, según el Centro Nacional de Estadística (INE).

Estos datos demuestran que nuestro estado va a ser posiblemente el más damnificados por la crisis de Ucrania siendo, por ahora, el que más sufrió un encarecimiento de los costos.

Los comestibles que más subieron de precio, por el momento

La Organización de Clientes y Individuos (OCU) dejó entrever en un aviso qué comestibles son los que más opciones tienen de continuar subiendo a lo largo de los siguientes meses, mientras el conflicto no concluya.

Desde el pasado febrero, numerosos productos básicos ya han sufrido fuertes subidas, entre ellos: la fruta fría (3,8%), las legumbres secas o en conserva (3,1%), la leche entera (1,9%), la leche desnatada (1,6%), el pescado congelado (1,3%), el pan (1,1%) y el queso (1,1%).

Por otro lado, ha llamado principalmente la atención el aumento de los gastos en los comestibles para niños recién nacidos, cuyo precio se ha disparado un 5%, un desarrollo semejante en las subidas de salsas y condimentos (5,2%), el agua mineral (5,1%) y los platos preparados (4,5%).

Por el opuesto, se han producido fuertes bajadas de costos en los pescados frescos, que cayó un 7,1%, y en la carne de ovino (-5,2%), a pesar de que los dos productos tuvieron indispensables ascensos en meses anteriores.

Consejos para ahorrar dinero en la compra

En 2018, un reporte elaborado por la Fundación Mapfre y la Facultad CEU San Pablo de Madrid, desveló que siete de cada diez españoles gasta una media de entre 150 y 450 euros por mes a la hora de llevar a cabo la cesta de la adquisición. Aunque sea un apunte lejano, contribuye a hacerse un concepto del gasto barato que piensa para los hogares llenar sus despensas.

Por esto, es necesario buscar consejos y trucos para ahorrar en el autoservicio, y más exactamente, en esta temporada donde la inflación y la subida de costos en los comestibles básicos va en incremento.

Realiza tu adquisición en el autoservicio más barato

Así como recopila una investigación que se publicó por la OCU, es viable ahorrar entre 276 y bastante más de 3.000 euros al año, acudiendo a los supermercados con costos más bajos.

Tras considerar 1.200 supermercados de 63 localidades, la organización ha concluido que entre las cadenas con presencia nacional más amplia, las más baratas son Alcampo y Mercadona.

Elabora un presupuesto y planifica la adquisición antes de asistir al supermercado

Saber cuánto dinero se puede o se quiere gastar en la adquisición, es primordial para ahorrar, por lo cual se sugiere detallar un presupuesto para nutrición, asi sea por mes, semanal o períodico.

De igual modo, es considerable comprobar la despensa y ordenar las comidas que se van a elaborar para entender con precisión qué es lo que se requiere agregar en el auto. Ahora, hay que realizar una lista que integre todos los productos necesarios para evadir a toda costa conseguir en exceso.

Compra productos de temporada

Cada temporada del año tiene sus propios productos de temporada, por lo que, para ahorrar dinero, es clave priorizar y comprender estos comestibles, los cuales resultan ser más baratos, además de más frescos y más sanos.

Opta por las marcas blancas

Un error tradicional en los clientes es evadir marcas que son menos conocidas por considerarlas de peor calidad. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que dentro de las marcas blancas (las cuales son más baratas), hay productos buenos, como demostraron diferentes comparativas de nuestra OCU o de páginas de internet preparadas.

Si se opta por esta clase de artículos, se puede llegar a ahorrar hasta un 30% o un 40% en la cesta de la adquisición.

Aprovecha promociones en productos no perecederos y haz uso de los cupones que se alcanzan con una tarjeta de fidelización

Regularmente, un cliente tiende a ir siempre a los mismos supermercados, por lo cual hacerse con una tarjeta de reafirmación puede ser una aceptable iniciativa para contribuir al ahorro, ya que aportan algunas virtudes a sus socios como los cupones con los que hallar artículos a un mejor precio. Eso sí, hay que estudiar si vale la pena o no esa suscripción, dado que sólo algunas de las promociones son rentables.

De todas formas, hay que explotar las promociones de productos no perecederos como el atún, el arroz o las legumbres en bolsa. Aunque no se necesiten en ese instante, se tienen la posibilidad de conseguir en enormes proporciones. Así se puede economizar futuras compras más caras, aunque se debe tener precaución con las promociones de enormes volúmenes en el resto de productos.

Compara el valor del kilo para entender qué producto es más barato

Al hilo de la previo sugerencia, hay que entender cuál es el producto más económico. Para eso, lo destacado es corroborar el valor del kilo o del litro de lo que compramos. Y sucede que, en ocasiones, el valor por unidad o por envase de un artículo se ve más económico, pero no en todos los casos lo es.

Compra comestibles a granel

Adquirir comestibles a granel siempre resulta más barato que elegir por los packs o bandejas envasadas, dado que esta alternativa facilita ajustarse a la cantidad que se requiere. De esta forma no unicamente se limitará el malgasto, sino además se va a impedir la falta de dinero invertido en la comida que se tira a la basura cuando se adquisición en exceso.

Evita los productos preparados

Los platos precocinados y preparados tienden a ser más caros que si se consiguen los elementos por separado. De la misma forma pasa con artículos como la salsa de tomate, el queso rallado, las verduras cortadas, etc. Todos estos productos son muy comunes en una cesta de la adquisición, pero la verdad es que encarecen el ticket final más que si te propones a adquirir tomates naturales, queso o verduras enteras.

Cuidado con los productos etiquetados como ‘light’ , ‘artesano’ o ‘caseros’

Los artículos etiquetados como ‘light’, ‘artesano’ o ‘caseros’ acostumbran ser más caros que la edición habitual. Más allá de que se piense que vale la pena el gasto al elegir productos más saludables, no en todos los casos tienen que serlo. Por eso, es considerable fijarse en los elementos de los comestibles.

Lo mismo pasa con los productos ‘sin lactosa’ o ‘sin gluten‘. De acuerdo con la OCU, la leche sin lactosa puede ser hasta un 30% más cara, y en la situacion de los yogures hasta un 40%. De forma semejante sucede con los productos sin gluten, que de media tienen la posibilidad de ser hasta cinco ocasiones más caros.

Paga en efectivo

Cada vez se paga más con tarjeta o inclusive con el mismo móvil, pero en el momento de ahorrar es considerable usar el pago en efectivo. Con este procedimiento no va a quedar otra que ceñir la adquisición a la cantidad que se transporta en ese instante, haciendo irrealizable que se compre bastante más de lo primordial. Además, esta alternativa facilita que el cliente valore lo que verdaderamente se gasta.

Revisa el ticket de la compra

Según un análisis de la Federación de Individuos Clientes Independientes (FUCI) comprobar el ticket de la adquisición puede sospechar un ahorro medio de hasta 10 euros por mes, ya que, frecuentemente, los supermercados tienen la posibilidad de cobrar bastante más de lo debido gracias a un fallo del cajero o bien porque el sistema no ha contemplado productos en oferta o promociones.

Técnicas que usan los supermercados para que el cliente gaste más

Los supermercados usan algunas tácticas para terminar vendiendo sus productos. Por esto, hay que prestar atención cuando se va a llenar la cesta de la adquisición.

Entre otras cosas, los artículos que tienen la posibilidad de tentar al cliente, o que se quieren vender, se colocan a la altura de los ojos. En la situacion de las golosinas, el chocolate o la bollería, son productos que se dan a conocer a la altura de los jovenes, para que los chicos convenzan a sus padres. De la misma manera sucede en las cajas, donde siempre sobran productos baratos y servibles como pilas o chicles.

De lo que sí que no se debe descuidarse es de comprobar los aparadores superiores e inferiores, donde es viable que estén artículos a un mejor precio.

Paralelamente, los productos básicos y muy demandados, como la leche o los huevos, acostumbran hallarse en las ubicaciones del fondo de los supermercados, por lo cual se sugiere evadir los pasillos interiores. Esta trampa se utiliza para que el cliente tenga que recorrer todo el lugar, lo que incrementa la oportunidad de que concluya comprando algo que no requiere.

Siguiendo los consejos y estando alerta de las tácticas de los shoppings para vender sus productos, ahorrar en la cesta de la adquisición en etapa de inflación todavía es viable.

Más
articulos

Utilizamos Cookies propias para mejorar su experiencia y mejorar el funcionamiento    Ver Política de cookies
Privacidad